musica

La música inicia donde la palabra termina

Escrito por Josué Burgos

“Una casa salesiana sin música es como un cuerpo sin alma”, frase que San Juan Bosco decía al ver como sus jóvenes caminaban de la mano de Dios y como la música daba alegría a su oratorio.

Nos tomamos muy en serio cada enseñanza de Don Bosco en nuestra casa Ricaldone y fue así como este año iniciamos la clase de educación musical, que vendrá a garantizar una vez más la educación integral de nuestros jóvenes.

El objetivo de la asignatura va orientada a que los alumnos aprendan a escuchar la música y sentirla de una mejor manera, de una forma más expresiva y menos estridente.

La clase se imparte en el área de tercer ciclo y la reciben alrededor de 430 estudiantes, que tendrán la oportunidad de aprender sobre música en tres grandes áreas: lectoescritura, expresión corporal y apreciación musical.

“Expresión corporal: es un recurso que se utiliza en donde expresamos la música a través de movimientos corporales y percusión corporal”, mencionaba Mario Hernández, profesor de música.

En el área de lectoescritura los jóvenes estudiaran solfeo rítmico y solfeo melódico, apoyándose con una flauta dulce para desarrollar estas habilidades.

El área de apreciación musical estudiará aspectos teóricos como: definición del sonido, ruido, música, apreciar el sonido característico de ciertos instrumentos, música de nuestro país, estudiando estructura y sus diferentes épocas.

“La música es un medio de expresión, la música inicia donde la palabra termina. A los jóvenes se les abre la expresión al escuchar la música, se educan el oído, y así cuidamos la salud auditiva y abrimos la mente a la creatividad, la música es parte de las inteligencias múltiples”, aseguraba Hernández.

De esta manera la institución ya cuenta con: Orquesta Ricaldone, Coro Ricaldone y ahora la clase de educación musical, fomentando el arte y la educación.




No hay comentarios

Añadir más