visita

Visita de Salvador Juárez escritor Salvadoreño.

Escrito por Josué Burgos

Una vez más nuestra casa salesiana se envuelve de arte con la visita del escritor salvadoreño Salvador Juárez, mejor conocido como “Chamba” Juárez.

Escritor Salvadoreño nacido en Apopa, Departamento de San Salvador y que tiene en su carrera u oficio, como el le llama, reconocimientos a nivel nacional e internacional.

 Entre algunos de estos reconocimientos están:  El Departamento de Letras de la Facultad de Humanidades de la Universidad de El Salvador, le confirió Diploma de Alumno Meritísimo en 1978. Fue declarado Hijo Meritísimo de Apopa, por el Concejo Municipal de la localidad en el año 2001, Salvador Juárez fue propuesto por el mismo Departamento de Letras de la Facultad de Ciencias y Humanidades, de la Universidad de El Salvador, para el Premio Nacional de Cultura 2005(Observador juvenil). 

Su visita forma parte de un proyecto de arte y cultura que se implementará este año para fomentar más aún el arte en nuestra institución y formar como mencionaba Guadalupe Arévalo, profesora que forma parte de esta nueva iniciativa:  “Ingenieros con corazón”. 

¿Qué es lo que más recuerda de toda su trayectoria? 

” Haber cumplido mi misión o compromiso, el de contribuir con las distintas generaciones para hacerles ver la importancia que tiene la literatura y tratar de involucrarme con el afán de sensibilizar en la educación  y evitar la corriente del consumismo”, aseguraba Salvador con satisfacción luego del recibimiento de nuestros jóvenes estudiantes.

Salvador Juárez tuvo un conversatorio con tres grados de primer año, a quienes invitó de empaparse de la literatura para abrir sus mentes e ir más allá de los que se puede entender en una primera lectura.

Salvador asegura que la literatura existe para sensibilizar y que cada momento es un logro en su vida, “Desde una pequeña charla con el motorista que me trajo hasta acá, hasta estar platicando con ustedes, la vida retroalimenta las cosas positivas casi inmediatamente”, aseguraba el escritor Salvadoreño.

“Lo más lindo de mi vida es a ver logrado de todo esto una vocación, un amor real”, mencionaba luego de referirse que conseguir un amor utópico es lograr un amor hacia los demás, hacia la familia, la sociedad, para lograr cristalizar ese amor mediante la poesía, que va más allá de una forma literaria, sino más bien como una forma de vida.

La poesía como una estilo de vida, un instante de belleza que nos inspire en valores. Un algo estético, no como concepto meramente, sino como algo que se siente o se expresa.




No hay comentarios

Añadir más